Contacto

Valoramos tu piso

Actualidad

Área Cliente

Club Solfinc

Área Cliente

Hacienda, la puntilla final para el dueño de una vivienda “okupada”

Mar 28, 2022 | Patrimonio, Últimas entradas

La entrada en vigor del nuevo valor de referencia catastral que impone una base tributaria mínima para las compraventas ha asestado un nuevo golpe a los propietarios de viviendas “okupadas” ilegalmente. Hacienda obliga a pagar a los compradores el impuesto de transmisiones patrimoniales por ese valor, superior al de mercado, lo que reduce aún más el precio del inmueble y dificulta más su venta. Desde que entró en vigor en enero, el nuevo valor de referencia “ha llevado a cancelar ventas acordadas, sobre todo al principio, y al inicio de reclamaciones administrativas, que aún no están resueltas.

Durante la presentación del Primer Observatorio Notarial de Catalunya, Iglesias explicó que el valor de referencia catastral es superior al valor real del inmueble cuando éste se encuentra en mal estado de conservación o en casos de viviendas okupadas. También es frecuente esta sobrevaloración en plazas de aparcamiento y trasteros “donde el valor de referencia tiene en cuenta los metros cuadrados, pero no otras circunstancias, como las columnas por ejemplo, que reducen su accesibilidad y por tanto su valor real”.

El nuevo valor de referencia de las viviendas entró en vigor el pasado 1 de enero. “Al principio pilló por sorpresa a muchos compradores, lo que llevó incluso a cancelar operaciones. Ahora tanto los notarios, como los agentes inmobiliarios y los banco lo tienen muy presente en el asesoramiento al cliente en todo el proceso de compraventa”.

Hacienda calcula el valor a partir del precio medio por metro cuadrado de las ventas realizadas en la zona

Hacienda calcula este valor a partir del precio medio de las transacciones realizadas en la zona.  Es el valor mínimo que utiliza Hacienda como base imponible del impuesto de Sucesiones y Donaciones, Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITP) y Patrimonio, aunque el valor real del inmueble sea inferior.

Iglesias recordó que la nueva legislación obliga al nuevo propietario a abonar el impuesto, y en caso de desacuerdo iniciar un procedimiento de reclamación. Para ello, hay que pedir una rectificación a la Agencia Tributaria y aportar pruebas que demuestren el valor real inferior y, posteriormente, solicitar el reembolso de lo pagado de más.

“La administración habrá de modificar el sistema de reclamaciones” en los casos de desacuerdo, reconoció Iglesias, puesto que las presentadas hasta ahora aún no han sido resueltas.

El comprador ha de demostrar el error de Hacienda, y posteriormente ha de pedir que le devuelvan lo que pagó de más

Según la vicedecana del colegio catalán, “2021 ha sido un año con incrementos considerables en la autorización de documentos notariales en Catalunya”, que atribuyó en parte “al efecto rebote provocado por el parón en la actividad que se produjo durante los meses de confinamiento” y también porque “se consolida una tendencia al alza que hemos visto en los últimos años” en activos civiles como matrimonios (un 146% más que en 2020, porque la pandemia paralizó las bodas), divorcios (un 13%) más. A raíz de la pandemia, además, han crecido con fuerza las aceptaciones de herencia (un 14% más), así como el otorgamiento de testamentos (que también subió un 14%), poderes preventivos (102%) y de voluntades anticipadas (36%). “Las muertes súbitas que provocó la pandemia en 2020 y los problemas que generaron a sus familiares, llevaron a muchos ciudadanos a tomar conciencia de la necesidad de tener planificado su futuro”, reconoció.

El año pasado también aumentó la renuncia a herencias (un 22%): de las 66.807 herencias tramitadas en 2021, en un 15,75% de los casos (10.523 herencias) se tramitó la renuncia. Según Iglesias, en muchos casos la renuncia fue consecuencia de la presencia de deudas, que los herederos no podían asumir, mientras que en otros casos de muertes imprevistas intestadas, los hijos herederos renunciaron a favor del cónyuge superviviente. “La fiscalidad tampoco ayuda”, reconoció Iglesias, especialmente en herederos sin vínculo familiar con el fallecido, y ahora se ve incrementada por la aplicación del nuevo valor de referencia catastral en el impuesto de Sucesiones.

La presencia de deudas y la fiscalidad llevan a que el 15,75% de las herencias no se acepten

Iglesias explicó que 2021 vivió también una importante reactivación de la actividad inmobiliaria en las notarías catalanas: se autorizaron 141.221 compraventas de viviendas, un 40% más que en 2020, y la autorización de hipotecas vivió un alza similar, del 36%. Este boom inmobiliario también llevó a aumentar las donaciones, que crecieron un 41%, fundamentalmente de padres a hijos para ayudarles en la compra de su vivienda habitual.

Por otro lado, sigue nuestro contenido en el BlogFacebook, Instagram o Twitter para mayor contenido del sector.

Fuente: La Vanguardia.